Connect with us

La Caravana All Boys

Con o sin DNI, es corta la bocha

Futbol Profesional

Con o sin DNI, es corta la bocha

Con o sin DNI, es corta la bocha

A pesar del regreso de parte del público, se vivió una tarde triste en el Islas Malvinas, puesto que sus alrededores estaban sitiados de policías, quienes le solicitaban DNI a sus socios para ingresar al estadio. Dentro de la cancha, el equipo reflejó una nueva pálida y apática imagen, la cual da cuenta del desmanejo en el fútbol profesional, y como una consecuencia de todo ello renunció el entrenador Pablo De Muner.

El partido con Fénix ya en teoría era especial por el retorno de los socios a su casa, luego de los intentos en vano desde el club, y las negativas sin fundamentos por parte de los encargados de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. También la jornada implicaba la posibilidad del equipo de comenzar la levantada o seguir en caída, para De Muner era cara o ceca, y fue ceca.

Pero vayamos por partes. Los accesos del estadio fueron desoladores y tristes, puesto que en Chivilcoy y Álvarez Jonte el habitual corredor de hinchas se convirtió en una zona desierta, sólo poblada de vallas y polícias que custodiaban la nada misma. A pocos metros, la otra esquina de Álvarez Jonte y Mercedes estaba bloqueada por un murallón de placas de madera, colocadas para impedir el paso hacia las tribunas destinadas a los asociados. Sin embargo, como es característico del personal policial y de los responsables de la seguridad, el trayecto de acceso obligaba a los presentes a caminar doscientos metros de más e ingresar por Alcaraz, justamente a pocos pasos de esa tapia improvisada y molesta. No obstante, por si faltara algo más, se exigía DNI para sortear el último obstáculo policial, para finalmente entrar a la zona de plateas, que el pasado sábado constituyó el único sector habilitado. Un requerimiento que implicaba un golpe más al socio, dentro de la paliza que venía padeciendo desde el 21 de noviembre, cuando el GCBA y los medios masivos comenzaron a considerarlo un delincuente por los incidentes posteriores al partido con Atlanta.

En el campo de juego, los once jugadores que dispuso el entrenador no hicieron nada para modificarle el ánimo al hincha. De Muner sabiendo que no tenía más tiempo para experimentos, retornó a la línea de cuatro en defensa y tres mediocampistas, que no fueron tales, porque tanto Hugo Soria, como Nicolás Sánchez y Cristián Sánchez se esforzaban por demostrar quién era el de peor rendimiento, pero el ex Central Córdoba se ganó el premio al más horrendo por lejos. Haciéndole honor a su alias de “Patito”, a cada paso una cagada, dado que no pudo desnivelar nunca, sus amagues y enganches fueron por demás previsibles, y generó hartazgo con su apatía y su falta de compromiso en el juego. Un combo bajo el cual a los 15 minutos del complemento recibió la segunda amarilla y dejo a su equipo con un jugador menos, en el momento que este empujaba a su rival contra su arco, claro con más ganas que ideas. Justamente el conjunto local evidenció un desconcierto total propio de un técnico que perdió la brújula hace tiempo y que quedó sumergido en sus caprichos y en sus supuestas ideas revolucionarias, las cuales quiso aplicar en un plantel de muy baja calidad técnica. Entrenador y futbolistas que fueron escogidos y acercados por quien lleva las riendas en el fútbol profesional, el cual no forma parte de la CD pero está muy cerca de convertirse en el privatizador de dicha actividad. Es allí donde hay que buscar las explicaciones a que De Muner haya arribado a All Boys, que necesitaba refundarse tras un descenso, sin mucha experiencia al mando de un equipo, y por qué algunos jugadores son titulares, sino no se entiende por qué Walter García relega al banco a Facundo Melillan, o Sebastián Martínez es titular con un puñado de entrenamientos, la lista de casos similares es larga. Por ejemplo, ¿Melillan es menos que los experimentados centrales mencionados? Brian Guerra fue enviado al olvido por rendimientos menos malos que los desplegados por Rodrigo Díaz desde su regreso a las canchas.

Pero el trasfondo de todo ello es la política de delegar el fútbol en terceros. La experiencia hasta ahora no ha sido beneficiosa para el club. Si bien puede ser válido que la cd no reúna la capacidad y las condiciones para hacerlo, la elección de los encargados de turno, mejor dicho de los gerenciadores, resultó por demás errónea. Bajo este mecanismo, All Boys se convirtió en un laboratorio en el cual experimentan con directores técnicos inexpertos, sin conocimiento de la categoría de turno, se incorporan jugadores desconocidos o en el ocaso de sus trayectorias, con el afán de obtener algún rendimiento económico. Sin embargo, un descenso y ocho derrotas en nueve partidos marcan el saldo hasta ahora.

La tendencia es esta, y pareciera profundizarse con la posible propuesta de privatizar el fútbol profesional por diez años. Por lo tanto, con o sin DNI el socio debe organizarse y alzar su voz, el mismo que estuvo privado de concurrir a la cancha durante tres meses y de asistir a un clásico con Nueva Chicago porque para la nueva AFA, la cual All Boys apoyó, “no es factible”.

Deja tu opinion sobre la nota!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol Profesional

Seguinos en Facebook

Más leídas

Futbol Profesional

Los 9 vienen. ¿Los goles?

Futbol Profesional

En Ruinas

Futbol Profesional

Mamarrachos Unidos

Futbol Profesional

Vergüenza

To Top