Connect with us

La Caravana All Boys

Futbol Profesional

A meter mano

A meter mano

Un regalo rival le permitió a All Boys superar a Talleres y prenderse arriba. El penal fue una soga para un equipo ahogado en su falta de ideas. El rendimiento preocupa, y debe mejorar mucho si quiere mantenerse arriba.

El empate con Colegiales confirmó las dudas que comenzaron a evidenciarse tras las victorias con Defensores Unidos y Justo José de Urquiza. Por eso, había mucha expectativa por ver si el Albo cambiaba la imagen en la cita frente a los de Remedios de Escalada. Sin embargo, el rendimiento fue el mismo. En defensa, parece caminar por una cornisa, más con Walter García en cancha. La sensación de que siempre el rival tendrá al menos una muy clara se hizo realidad ayer. Talleres contó con dos oportunidades netas, jugando con pelotazos a espaldas de los centrales, que no fueron gol por impericia de sus delanteros.

La débil resistencia en el fondo también es desencadenante de un mediocampo que careció de orden en el retroceso y en la marca. El uruguayo Hugo Soria estuvo sólo en la recuperación, no fue acompañado por Nicolás Sánchez, quien tampoco fue salida, y mucho menos por Cristian Sánchez y Alan Espeche, que les costó horrores acoplarse a los laterales en campo propio.

La consecuencia de ello se cristalizó en las dificultades que tuvo el equipo de Pablo De Muner para dominar el trámite. Cuando pudo hacerse dueño de la pelota, en parte porque el rival le cedió el protagonismo, careció de ideas. En la puerta del área de Talleres, All Boys se esfumaba en ataque mediant8e centros previsibles o arrestos individuales que no prosperaban.

Es fácil señalar como principal causante de la falta a la ausencia de Rodrigo Díaz. Pero el factor a tener en cuenta es que el conjunto de Floresta no encontró alternativas de juego. En el plantel ninguno de los futbolistas ofensivos tiene características similares al goleador Albo. Ni Cristian Sánchez, y tampoco Espeche han podido asumir la conducción, al no ser enganches naturales, y mucho menos Brian Guerra, de nivel bajo y desperdiciado por derecha.

En consecuencia, sin un reemplazante de Díaz, la opción es acudir a otras estrategias de juego, como volcar el ataque por los costados aprovechando la velocidad y técnica de sus volantes externos para culminar la jugada explotando la altura de Gabriel Tellas o la movilidad de Milton Céliz. Sin embargo, no se advirtió esa intención en la tarde del martes.

En definitiva, All Boys fue un puñado de voluntades, a través de Lautaro Lusnig, Soria, Celiz y Tellas. No le alcanzaba con el esfuerzo ni la intención del Dt de poblar la cancha con atacantes, tras el ingreso de Enso Villamayor. Una mano de un defensor de Talleres le dio un triunfo inmerecido.

Para los apóstoles del resultado ganar es suficiente, pero en un torneo largo, vencer jugando mal es un privilegio que no suele perdurar en el tiempo. Por eso, De Muner tiene mucho trabajo de cara a Tristán Suárez.

 

Deja tu opinion sobre la nota!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol Profesional

Seguinos en Facebook

Más leídas

To Top