Connect with us

La Caravana All Boys

Que no sea una isla

Futbol Profesional

Que no sea una isla

Que no sea una isla

En Floresta, con un marco conmovedor, All Boys cumplió con la obligación de ganar, y por una ventaja de dos goles. Superó a su rival, aprovechando las posibilidades que le otorgó el partido, haciendo de la entrega una de sus principales armas. No obstante, el descuento de San Telmo siembra dudas y la necesidad de mantener las mayores virtudes de este equipo: la personalidad y el despliegue físico.

Argumentar que los dirigidos por Gustavo Bartelt y Pablo Solchaga se quedaron con la primer final por la expulsión de un jugador rival a los 4 minutos de juego, es reducir el análisis. Si bien la temprana tarjeta roja condicionó al conjunto visitante, el Albo aprovechó la superioridad numérica, pero principalmente tras marcar el primer gol. Hasta ese entonces no se advertía en el trámite dicha diferencia de futbolistas.

En ello radica uno de las mejorías que reflejó All Boys en sus últimas presentaciones, la de sacar beneficio de las oportunidades que le presenta el partido o el rival. Claro, que siempre se pretende más y por eso prevalecen los lamentos de no haber ampliado la ventaja o conservar el parcial 3 a 0.

En esa virtud de tomar provecho, cuando el rival era dominador del juego, Gabriel Tellas empujó a la red un rebote largo del arquero Jara. Ya con la tranquilidad de abrir el marcador, en el complemento comprendió que había que saltar líneas y así rompía del fondo hacia las bandas en campo rival, y en ello influyó el ingreso de Alan Espeche, pero fue determinante la potencia de Milton Céliz.

El tanto visitante tuvo lugar en la única opción de ataque comandado por sus volantes, el punto más alto del equipo de Fabián Lisa.

Luego de consumado el choque de ida, la diferencia es exigua por el desarrollo del segundo tiempo, pero en teoría ir a la Isla Maciel con una ventaja de dos goles era firmado de puño y letra.

En una temporada con vaivenes, sufrimientos, errores y demás factores, que cristalizan un club inmerso en una crisis institucional, estar a 90 minutos de un ascenso es histórico y para disfrutar, a pesar de los nervios y la ansiedad lógicos. Subir de categoría significa crecer en el plano futbolístico y un impulso para el resto de las facetas de la institución. Solo será posible manteniendo la personalidad, el esfuerzo y el sentido de pertenencia dentro y fuera de la cancha, que se demostró en las últimas semanas y que ello no sea una Isla, sino un camino a transitar.

 

Deja tu opinion sobre la nota!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol Profesional

Seguinos en Facebook

Más leídas

Futbol Profesional

Los 9 vienen. ¿Los goles?

Futbol Profesional

En Ruinas

Futbol Profesional

Mamarrachos Unidos

Futbol Profesional

Vergüenza

To Top