Connect with us

La Caravana All Boys

¿Somos familia?

Futbol Profesional

¿Somos familia?

¿Somos familia?

El tan empleado lema que intenta unificar al pueblo albo, quedó hecho trizas con un nuevo impedimento de asistir a su cancha, al espacio que no sólo reúne hinchas, sino amigos, vecinos y familias. Una prohibición sin argumento sólido alguno, tras levantarse la clausura y no existir una sanción oficial, lo cual pone en cuestión el grado de responsabilidad de la Comisión Directiva.
Si bien no se disputó el partido con San Telmo, el club All Boys perdió una vez más, sin atenuantes, por deficiencias propias y virtudes ajenas, como en el último partido contra Barracas Central, aunque esta derrota duele mucho más. El hecho que le cierren al socio las puertas de su estadio, para muchos su segunda casa, genera desazón, tristeza y la amarga sensación que cada vez hay menos espacios de encuentro en la institución. Justamente el principal afluente de reunión en Jonte y Mercedes, como lo son sus tribunas, continuarán bajo llave por un suceso, violento, del cual todavía no hay responsables ni causales establecidos. La mención de la palabra responsable, no hace referencia a la detención al voleo de dos hinchas, cuya vinculación con los hechos no está comprobada, sino a los responsables de garantizar la seguridad. Es decir, personal policial, autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y los dirigentes del fútbol argentino. ¿Cómo puede ser que no se estableciera un cordón policial con una importante cantidad de efectivos para separar la salida de los simpatizantes locales del egreso de los hinchas y allegados de Atlanta, como se hacía habitualmente? ¿Quién autorizó la importante cantidad de visitantes y su permanencia en la totalidad de la tribuna Miranda, cuando están prohibidos ambos factores? ¿Por qué al club River Plate no le clausuraron su estadio e incluso disputo los partidos posteriores con su parcialidad presente, cuando los incidentes fueron más graves? Muchas interrogantes que no tienen respuestas, pero hay una que debería tenerla, porque las hinchas la piden a gritos: ¿Quién y que les impide no asistir al encuentro con el conjunto de la Isla Maciel?
Lo que más generó rechazo y pena es que desde el seno de la CD nadie se manifestó al respecto, principalmente a través de las redes de comunicación del club. En este panorama, que All Boys juegue a puertas cerradas para sus socios es propio de un capricho y de una hijaputez ajena, llamese AFA, Gobierno de la Ciudad, pero también de una actitud pasiva por parte de quienes representan a la entidad de Floresta.
En este contexto, el club cierra un año en el cual volvió a experimentar una falta de crecimiento social, no sólo en su cantidad de afiliados, sino en el nivel de participación de los mismos, y la carencia de nuevos espacios para hacerlo, descendió de categoría en su actividad deportiva más preponderante, se alejó de los primeros puestos del actual torneo y volvió a descender en las últimas semanas con la prohibición de retornar a las tribunas, a la segunda casa de los tres mil asociados.

Deja tu opinion sobre la nota!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol Profesional

Seguinos en Facebook

Más leídas

Futbol Profesional

Los 9 vienen. ¿Los goles?

Futbol Profesional

En Ruinas

Futbol Profesional

Mamarrachos Unidos

Futbol Profesional

Vergüenza

To Top