Connect with us

La Caravana All Boys

Futbol Profesional

Un oculista ya

Un oculista ya

Pasan los partidos y hay que afinar la vista, o mejor dicho la visión, para asimilar y entender el pobre presente de All Boys. Propio de aspectos y decisiones que los de adentro parecen no ver que son errónes e insostenibles, o desde afuera hay situaciones y factores que no se advierten, que tal vez explicarían, por ejemplo, la sucesión de determinaciones inentendibles para aferrarse a un empate en Jauregui, que suma de cara al reducido, pero resta mirando al futuro.

Decía un hincha tras la derrota en Acasusso, “fútbol es la lógica de lo impensado, y All Boys es la lógica de lo pensado”. Palabras emitidas tras la calentura acorde a las circunstancias, y que en parte son aplicables al andar del Albo en esta temporada, por cierto sufrida y desgastante. ¿Por qué se preguntarán muchos? En principio, en base a la visita al Carlos V, desde afuera parece quedar claro que Gonzalo García como volante izquierdo no aporta nada en la recuperación, para acoplarse con Hugo Soria en la contención y con el lateral zurdo de turno, y mucho menos en ataque. También resulta estar a la vista que con un delantero sólo es muy difícil lastimar en ataque, e incluso lo es más aún si ese único punta es Miltón Céliz, que no es un referente de área, corriendo para todos lados, rompiéndose el lomo contra los defensores rivales. Se podría entender que se sacrifica un segunda punta con la intención de juntar volantes ofensivos que se asocien con el ex Arsenal, pero si Brian Guerra y Lucas Veras no se buscan, no conforman sociedades, por carencias propias y ajenas, ni tampoco se vuelca el juego por derecha para explotar la velocidad de Alan Espeche, entonces todo queda en la nada.

Justamente, el conjunto dirigido por Pablo Solchaga y Gustavo Bartel fue la nada misma estratégicamente, o al menos ello se vio desde afuera. Un rejuntado de virtudes individuales e intenciones para mantener el cero como sea, y entregarse a alguna oportunidad en ataque para desnivelar en el marcador. Esas voluntades fueron la de Joaquín Pucheta para resolver las tres ocasiones que los delanteros lo enfrentaron cara a cara, alguna corrida de Céliz, que desperdició la única clara del visitante, y la buena presentación del lateral Lucas Bustos, y no más.

Como equipo no se vio nada, aclaramos nuevamente de la línea de cal hacia fuera, no descartamos que sea la idea o el plan de la dupla para sumar ante un rival directo. A ver, no se trata de ser ciego, se entiende que en teoría un empate ante Flandria era provechoso, pero ¿era necesario jugar así? Hay maneras de defender el arco propio, en bloque, complementándose el fondo con el mediocampo para cerrar espacios, y posteriormente iniciar un contragolpe. Sin embargo, reiteramos, los de Floresta no sufrieron goles por arrestos individuales y por las deficiencias ofensivas del local. Fue un sacarla como se pueda y tirarla para arriba, por ahí el solitario Milton, o “fulbito” Vera, o alguna corrida de Espeche lograban el milagro. Peor aún, si en el segundo tiempo son reemplazados quien aporta la pausa y el primer pase, Guerra, aquel que puede romper líneas con un amague, eludir rivales, y hasta de vez en cuando habilitar entre líneas a sus compañeros, como Vera, y por si fuera poco, sustituir al único que llega hasta el fondo, Espeche. Los reemplazantes fueron Nicolás Sánchez, un volante supuestamente mixto, que no aporta nada ni en defensa y ni en ofensiva, Gabriel Rodríguez, delantero pesado, que pasó a ser la única referencia, porque Céliz fue desplazado a la derecha para ocupar la posición del juvenil, sí, se desempeñó como mediocampista por derecha, increíble pero real. Luego el ex Lanús le dejo su lugar a Cristian Sánchez, quien intentó asumir la creación, y hasta se convirtió en la única esperanza para quebrar el cero, lo que da muestra de cómo finalizó la visita del Albo en Jauregui.

Lo que se ve en cancha, ya resulta aburrido decirlo, sin embargo la actualidad obliga a hacerlo, es consecuencia directa de la falta de una estrategia, plan, proyecto deportivo en un club a la deriva. Incorporaciones a montones en mismas posiciones, dejando al descubierto otras, por ejemplo, el plantel carece de volantes externos y termina ocupando uno de los carriles un lateral zurdo sin muchas cualidades técnicas. Desencadenante de ello es mandar a la hoguera a dos tipos que se ganaron su cariño como futbolistas y hoy están al borde de ser un fusible y quedar en el olvido como entrenadores, por decisiones propias e inexperiencia en el cargo, aunque principalmente por un contexto arrasador.

Así está All Boys dentro y fuera de la cancha, da pena verlo, roza el espanto y duele, pero al mismo tiempo hay una ceguera que lleva a aferrarse a la historia, al peso que implica llamarse All Boys en la B Metropolitana para agarrarse de la única chance que queda reducido mediante. No obstante, es imperioso abrir los ojos porque no se puede seguir por este camino.

 

  • Foto Gentileza Emmanuel Perez
Deja tu opinion sobre la nota!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Futbol Profesional

Seguinos en Facebook

Más leídas

Futbol Profesional

Los 9 vienen. ¿Los goles?

Futbol Profesional

En Ruinas

Futbol Profesional

Mamarrachos Unidos

Futbol Profesional

Vergüenza

To Top